horoscopo libra
horoscopo libra

El símbolo de Libra son dos platitos de una balanza y se trata del único de los 12 signos del zodíaco que no se representa mediante la figura de un animal, bien sea racional, irracional o mitológico. Eso ya nos lleva a una primera idea de armonía, elevación y refinamiento.

Libra es el séptimo signo del Zodíaco y con él hemos recorrido la primera mitad del círculo, que ha completado con los seis anteriores signos el desarrollo físico, los aprendizajes básicos y todo aquello necesario e imprescindible para la supervivencia. Así, Libra hacer de puente entre la vertiente personal y la transpersonal que representan los siguientes signos del Zodíaco, iniciando la busca de aquello que transciende.

Después del esfuerzo realizado por el signo el Virgo, Libra prioriza la apreciación de la belleza, que transmite con gozo. Pule el conocimiento y toma conciencia de que los frutos conseguidos no tienen sentido si no se comparten. Es un signo, que da paso al otoño.

Es un tiempo en el que la naturaleza parece endulzarse como haciendo una pausa entre la cosecha y la nueva siembra, imprescindible para mejorar la calidad de los frutos. De la misma manera Libra refina y eleva todo aquello que percibe. Mientras tanto, se está produciendo una fuerte concentración energética para prepararnos para el largo invierno.

Y con la misma suavidad, libra suministra a su potente energía que canaliza a través de su agudeza intelectual. A Libra le corresponde aportar equilibrio con su capacidad de apreciar la belleza, su innato tu refinamiento y su necesidad de compartir y capacidad de integrar.

La imparcialidad de su lema, siguiendo el ejemplo de las balanzas que son su símbolo y es el mediador ideal, capaz de lograr acuerdos imposibles, pues es diplomático. Es elegante y seria eso que hoy en día se define como “políticamente correcto”.

Pero no os dejéis engañar, que al final Libra siempre hace lo que quiere y no permite que nadie le organice la vida. Es como una mano de hierro dentro de un precioso guante de seda y cuando cede tan sólo se repliega temporalmente, esperando una ocasión mejor para iniciar un sutil ataque que le llevará a la consecución de sus objetivos.

En el amor Libra es seductor y suave. Necesita sentirse admirado y aceptado y puede caer en la dependencia en las relaciones. La pareja suele ser su prioridad número uno y tratará de que reine siempre la armonía, pues la soledad y el conflicto le causan auténtico terror. De eso a tener relaciones superficiales puede haber un paso muy pequeño, y Libra corre ese riesgo. A parte de eso es caprichoso, le gusta complacer y agradar, se enamora del amor y… en una relación estable y feliz tiene bastante con coquetear un poco.

Su mente tiene el don de la ponderación, con una percepción tan aguda como sutil, que le permite contemplar todas las opciones posibles. Siempre ve las dos caras de la moneda, compara y le cuesta mucho decidirse o definirse, a veces hasta a límites casi impensables. Escoger implica tomar partido y Libra no quiere quedar mal con nadie de la misma forma que teme equivocarse.

En cambio, es capaz de encontrar argumentos para defender cualquier posición. Cuando discute puede dejar fuera de combate a su adversario por puro agotamiento y llega a cambiar de opinión a lo largo de una misma conversación por el simple hecho de que queden impuestos todos los puntos de vista.

En el ámbito profesional es cuidadoso y prefiere trabajar acompañado. Es muy buen colaborador pero no le gusta nada que le den órdenes y las instrucciones que recibe tienen que ser lógicas. El problema es que tiende a postergar aquello que no le gusta hacer, que no es lo mismo que tener pereza.

Y el caso es que en ocasiones podría parecerlo, pues Libra alterna períodos de mucha actividad con otros que, si puede, serán de total inactividad. Le gusta divertirse con sus amigos, pues es muy sociable, le encanta el arte y los espectáculos y es un anfitrión inigualable. A menudo pertenece a alguna asociación de carácter lúdico o social.

Libra en un signo inclinado a la armonía, pero su calma se puede convertir en ira, simplemente para equilibrarse. Pero nos hace valorar la belleza que nos rodea y que comparte y esto no se lo agradeceremos nunca bastante.

Expresión positiva de sus características: imparcialidad, necesidad de equilibrio y armonía, refinamiento, delicadeza, diplomacia, apreciar y transmitir la belleza, sabe compartir, buen gusto, dotes artísticos, seducción, asociativo, pactos y acuerdos, reflexión, agudeza intelectual, capacidad de integración, “saber estar”.

Expresión inarmónica  de sus potencialidades: indecisión, indolencia, frialdad, altibajos, incongruencia, necesidad de confrontación, dependencias, postergación, pereza, miedo al conflicto, hipocresía, no puede tomar partido.

Cerrar menú
Llamar