La Influencia de la Luna en los Rituales

La LUNA influye sobre muchos aspectos de nuestra vida. Las fases de la Luna crean una cierta energía que nos afecta a nosotros y a todo en la Tierra. 

La MAGIA no es una excepción. Para que un ritual funcione, la energía de la luna, en ese momento, debe estar alineada con el propósito que deseamos conseguir. Así pues, escoger la fase lunar adecuada, es fundamental para el éxito de un ritual.

EN QUÉ FASE REALIZAR TU RITUAL SEGÚN LO QUE DESEAS CONSEGUIR:

LUNA NUEVA: RITUALES DE TRANSFORMACIÓN

Esta fase de la Luna, simboliza la muerte y la resurrección. Es la luna de la transformación espiritual, del karma y las vidas pasadas. Esta fase lunar es la adecuada para invocar protección y destruir males en general. Máxima energía para actuar hacia adentro. Es tiempo de introspección y despertares.

Con esta luna, es buena idea,  meditar sobre lo que hay que soltar, dejar ir y proceder con el ritual que más convenga mientras se agradece y se despide.

CUARTO CRECIENTE: RITUALES DE INVOCACIÓN

Esta es la fase Lunar de los procesos de crecimiento. Luna propicia para sembrar en todos los aspectos. Para iniciar nuevos proyectos. Para  incrementar el deseo sexual. Para invocar las cosas que deseamos lograr. Para sanar. Tiempo de inicios y desarrollos.

LUNA LLENA: RITUALES DE CELEBRACIÓN

Es la fase Lunar de la expansión y la plenitud. Esta fase es propicia para invocar cosas positivas: prosperidad, abundancia, amor, fertilidad, creatividad. La Luna llena es un momento de magia para todo uso. Buen momento para trabajar la profecía y la protección. La adivinación es ahora especialmente eficaz, ya que nuestros poderes psíquicos se acentúan en este momento. Cualquier trabajo que necesite un golpe importante de energía se puede hacer ahora. Tus posibilidades de éxito son muy grandes.

CUARTO MENGUANTE: RITUALES DE ELIMINACIÓN

Es la fase Lunar adecuada para expulsar y destruir vicios, malos pensamientos y actitudes negativas. Es el momento de tomar conciencia de lo que ya no queremos en nuestra vida, para deshacernos de lo que ya no nos sirve, de lo que no es útil ni necesario en nuestras vidas y desecharlo. Esta fase es muy propicia para destruir hechizos, maldiciones y malos deseos.

Este NO es un buen momento para empezar un proyecto.

Deja un comentario

Cerrar menú
Llamar
error: Content is protected !!